Management, Recursos Humanos, Trabajo en Equipo

¿Por qué no decimos la verdad en el trabajo? La paradoja de ser auténtico

No abundan las organizaciones donde, simplemente, las personas digan lo que piensan. Y es un tema básico en recursos humanos y en el management de las empresas.

No me refiero a comentarios “de máquina de café”, me estoy refiriendo a que nos sintamos cómodos dando opiniones razonadas sobre temas relevantes para el negocio o sobre la forma en que se hacen las cosas en la organización.

Normalmente expresar lo que consideramos “la verdad” sobre temas importantes se hace en círculos cerrados, de confianza, pero no a cualquiera. Parece que debemos asegurarnos de que quien nos escucha es de confianza porque si no estamos corriendo un peligro.

“Alguien debería decir esto pero mejor que lo diga otro” parecen pensar muchos y la idea de fondo sería la famosa frase de que “el que se mueve no sale en la foto”.

¿Cuál es la paradoja?

La paradoja es que percibimos como un riesgo decir lo que pensamos y, a la vez,  cuando trabajas en un entorno en el que puedes ser auténtico y expresarte con libertad, se genera un sentimiento de seguridad y confianza que nos permite sacar lo mejor de nosotros mismos y contribuir mejor al progreso de la organización.

¿Qué nos impide decir la verdad?

¿Cuáles son los miedos?

Cuando te incorporas a una organización vas a percibir rápidamente qué ocurre si dices lo que piensas. Si la franqueza genera respuestas que no te gustan, es corriente desarrollar mecanismos de defensa y estrategias para no llamar la atención.

Muchas personas adoptan la postura del “si no me defino del todo podré cambiar mi versión cuando sea necesario” entendiendo que no les conviene asumir las consecuencias de comentar su verdad (incómoda).

camaleon camuflado

Algunos de estos miedos, que llevan a adoptar estrategias camaleónicas, los podríamos expresar así:

  • Miedo a ser visto como diferente
  • Miedo a no ser visto como un “jugador de equipo”
  • Miedo a molestar a otros
  • Miedo a generar un conflicto con compañeros o jefes
  • Miedo a equivocarse
  • Miedo a parecer incompetente
  • Miedo a sentirse vulnerable
  • Miedo a ser desplazado o despedido

¿Quieres las organizaciones oír “la verdad” de su equipo?

No siempre. Y al no hacerlo estamos poniendo un freno al crecimiento de la organización.

En las organizaciones donde todos parecen pensar lo mismo es probable que los managers hayan dejado de ser conscientes de que hay miedo: como decía Fernando Trías de Bes  en algunas organizaciones se confunde el respeto con el miedo y se cree que si más personas no dicen lo que piensan es por respeto por no reconocer que simplemente tienen miedo.

Donde todos piensan igual nadie piensa mucho
Walter Lippmann

El primer paso es ser consciente de si ese miedo existe o no porque ¿podemos permitirnos que si alguien detecta lo que podría ser un problema importante del negocio no lo diga? ¿o una oportunidad?

El miedo a hablar porque los managers rechazan lo que su equipo tiene que decir desconecta a los empleados de su organización.

El miedo es enemigo de la creatividad y de la colaboración.
Y necesitamos más creatividad y colaboración que nunca.

Pilar Jericó desarrollaba en su concepto de “No miedo”  hasta qué punto es hoy tan importante liberar todo el talento de la organización en tiempos de cambios tecnológicos:

no miedo

La clave es encontrar un espacio en el que mantener conversaciones sobre temas críticos de “manera segura” y como managers debemos crear un entorno que favorezca la comunicación y se aborden los problemas o si no, nuestro equipo volverá a mentirnos y viviremos creyendo que todo va bien hasta que estalle.

three woman sitting smiling inside room
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

No voy a decir aquí que debes decir “tu verdad” en cualquier momento pero sí creo que si detectas que decir lo que quieres decir en tu organización te va a suponer un serio problema, tienes un buen indicador de que será mejor que empieces a buscar otras opciones.

Y si, como organización, notamos que nuestro equipo no se atreve a decirnos lo que les preocupa o expresar sus ideas con libertad es que estamos cerrando las puertas a la iniciativa y creatividad, algo que vamos a necesitar para sobrevivir en momentos -como ahora- de transformación acelerada.

¿Estás de acuerdo? ¿Te ha gustado este post?

Si te ha gustado te animo a compartirlo en tus redes sociales para que otros la puedan leer. Me encantará estar en contacto contigo o bien aquí o en Linkedin Twitter o Instagram

6 comentarios en “¿Por qué no decimos la verdad en el trabajo? La paradoja de ser auténtico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s